• Views37659
  • Likes1
  • Puntuación12345

Si analizamos la evolución de los últimos años en los que los autónomos han sido uno de los sectores que más han acusado la crisis destaca el punto de inflexión y cambio que supuso el año 2013. La aprobación de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven en febrero de ese año que establecía la tarifa plana de 50 euros para los nuevos autónomos menores de 30 años y que en octubre se extendió a nuevos autónomos de cualquier edad, supuso un incentivo al emprendimiento que se ha demostrado eficaz. En concreto, las altas crecieron a partir de 2013 el triple que las bajas.

Las altas de autónomos, cuando se aprobó la tarifa plana de 50 euros en 2013 y con respecto al 2012, se incrementaron en un 21,2%, mientras que las bajas lo hicieron en un porcentaje menor, un 8%. Esta proporción se ha venido manteniendo mes a mes y año a año hasta diciembre de 2016. La tendencia en 2017 también es similar ya que a julio de este año se han dado de alta 417.427 autónomos y de baja 385.576. Y si ampliamos los periodos de datos y comparamos el periodo 2009-2012 con el 2013- 2017 se observa que las altas se han incrementado un 60% y las bajas un 40%.

Según los datos ofrecidos por Seguridad Social, en 2009 se perdieron 152.544 autónomos ya que sólo se dieron de alta 459.562 y sin embargo, las bajas ascendieron a 612.106 personas . Esta tendencia negativa revierte a partir de 2013 cuando, a pesar de que las bajas totales anuales se mantienen en el entorno de las 690.000 (excepto 2014 que se disparan a 707.558), las altas son siempre más de 700.000, llegando a alcanzar los 782.356 nuevas altas en 2014. Comprobamos en los datos que la cifra absoluta de altas se ha mantenido y la de bajas ha ido reduciéndose.

2016 se cerró con 25.547 autónomos más que en diciembre de 2015. El saldo positivo se obtiene al superar el número de altas de autónomos el de las bajas. Y es que en ese año se dieron de alta 711.533 autónomos y de baja 685.986 personas. En lo que llevamos de 2017, se mantiene esta tendencia y ya hay 31.851 autónomos más que hace siete meses.

Las altas crecieron a partir de 2013 el triple que las bajas y los negocios se consolidan.

La entrada en vigor de la tarifa plana ha supuesto hasta hoy 200.230 empleos autónomos netos (3.363.024 altas de enero de 2013 a julio de 2017 frente a 3.162.794 bajas en el mismo periodo).

Pero este crecimiento no es flor de un día ya que los autónomos han conseguido consolidar esos negocios a los que se les ayudó a poner en marcha. Podemos hablar de consolidación”, ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA.

En 2017 sólo el 15% de los negocios de los autónomos tiene menos de un año, antes de la tarifa plana eran el 22%. Además, en 2012, el 63% de los negocios de los autónomos superaba los tres años de antigüedad, en estos momentos es casi el 67%.

1.209.993 autónomos se han beneficiado de la tarifa plana, de los cuales 443.606 son jóvenes menores de 30 años. Y más de 400.000 actividades han salido de economía sumergida.

De esos más de 1.200.000 beneficiarios de la Tarifa Plana, más del 57%, según estos datos, se mantienen en la actividad desde su puesta en marcha”, ha añadido Amor.” Las medidas en favor de los autónomos son siempre en beneficio para el empleo. Y un punto de inflexión fue aquel 2013 en el que se empezó a legislar en favor de los autónomos. Si entre 2008 y 2012 se perdían cada día 234 autónomos, cada día en 2013 se ganaban 79 autónomos más; si entre 2008 y 2012 se destruían 80 puestos de trabajo, cada día en 2013 los autónomos crearon 160 empleos asalariados netos. Tras años de caídas, 2013 se cerró con la creación de 90.000 puestos de trabajo bajo el paraguas de los autónomos y no hemos dejado desde entonces de ser los protagonistas del empleo y la recuperación económica”, ha concluido Lorenzo Amor, presidente de ATA.