• Views28423
  • Likes0
  • Puntuación12345

La Asociación de Trabajadores Autónomos ATA de Andalucía ha realizado un nuevo informe sobre los plazos de morosidad de las administraciones públicas con los autónomos.

La transposición de la Directiva Europea sobre la Morosidad a España contempla la posibilidad de realizar la revisión de la factura hasta en los 30 días posteriores a su presentación y otros 30 para realizar el pago. Aun teniendo en cuenta este detalle, hay ayuntamientos de capitales de provincia de Andalucía que no sólo incumplen la Ley y tardan más de 60 días en efectuar el pago de las facturas a los autónomos, sino que como en el caso de Jaén son de los que más tarde pagan de España.

Para la realización de este informe la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, utiliza para el cálculo del periodo medio de pago la fecha de emisión de facturas o entrega de mercadería hasta su pago efectivo, metodología diferente a la utilizada por el ministerio de Hacienda y AA.PP. que utiliza desde la convalidación de la factura por parte de la administración competente hasta el pago efectivo. Esto da un margen de entre 28 y 32 días que es lo que se tarda de convalidar las facturas por parte de las Administraciones. Además se ha realizado una media de los periodos medios de pago de los 9 meses de 2017.

Los plazos medios de pago con los autónomos de las administraciones públicas en conjunto en España en el tercer trimestre  de 2017 son de 71 días, tan sólo un día menos que en diciembre de 2016 (72 días). Continuando con la tendencia de los últimos meses, las administraciones autonómicas españolas son las que pagan en menor tiempo, en 52 días, de media, a ser las únicas que han reducido los periodos medios de pago en lo que llevamos de año, concretamente en 12 días, frente al aumento registrado tanto en la administración central y en la local.

Aquí cabe destacar el importante esfuerzo realizado por Andalucía que ha logrado reducir en 14 días en lo que llevamos de año el periodo medio de pago, pasando de los 47 días de media en diciembre de 2016 a los 33 de septiembre de 2017. Cumple la Ley de Morosidad y es la tercera administración regional en España que antes paga a sus proveedores autónomos. Sólo mejoran su registro las administraciones regionales de País Vasco y Navarra.

La diputación de Córdoba (21 días) la que antes paga a sus proveedores autónomos.

El informe sobre la Morosidad pública de ATA se fija también en los tiempos de demora de las diputaciones provinciales con los autónomos. En 2017, la diputación de Córdoba (21 días) es  las que menos tiempo hace esperar a sus proveedores, cumpliendo la Ley de Morosidad con holgura al pagar tres semanas o menos.  Y en el resto de diputaciones hay que señalar que cumplen la Ley de Morosidad o están justo en el límite como la de Cadiz que paga en 60 días de media.

Destacamos a la diputación de Sevilla que además de pagar en un mes ha reducido sus plazos medios de pago en 5 días en lo que llevamos de año. También han reducido estos plazos las de Huelva (-1 día) y Granada (-4 días).

Jaén (473) el municipio que más tarda en pagar dentro de los grandes municipios en España. Fuengirola, el que menos (11 días).

Queremos destacar aquellas localidades que mejor y peor pagan a sus proveedores dentro de los grandes municipios de España. Debemos recordar que la administración local es la peor pagadora, ya que se demora de media tres meses (91 días) en pagar a sus proveedores autónomos. Además, ésta es el tipo de administración para la que más trabajan los autónomos. Es decir está fuera del plazo que marca la Directiva Europea de Lucha contra la Morosidad (30 días +30 días).

Para ello hemos tomado como referencia los ayuntamientos de grandes municipios en Andalucía. Frente a esos 91 días de media, hay municipios que registran unos datos mucho más altos. Es el caso de ayuntamientos como el Jaén, que se ha convertido en el que más tarda en pagar de España al hacerlo en 473 días (Jaén). Es decir, que un autónomo que realiza un trabajo su ayuntamiento cobrará, de media, casi 16 meses después de presentar la factura. 385 días de media esperan los proveedores en Algeciras o 273 los de Jerez de la Frontera.

De las capitales de provincia destaca también el retraso en los pagos de Granada, que no sólo tarda 154 días de media en pagar (5 meses) sino que además a aumentado el tiempo de espera en 11 días en lo que llevamos de año. Huelva también paga más tarde que la media y por lo tanto mucho más tarde de lo que marca la Ley de Morosidad como límite. Sus autónomos deben esperar de media más de tres meses (107 días), aunque destacamos que este tiempo de espera ni ha mejorado ni empeorado desde diciembre de 2016. Tampoco cumplen la Ley de Morosidad Sevilla (72 días de media) ni Cádiz (88 días). Cumplidores son los ayuntamientos de Córdoba (52 días) y especialmente los de Almería con 43 días de media y una semana menos de plazo que en diciembre y Málaga con 29 días.

Por el contrario, también hay ayuntamientos (no capitales de provincia) que realizan una buena gestión de sus facturas y no sólo cumplen la Ley de Morosidad sino que pagan en menos de tres semanas. Así, la administración local de Fuengirola es la que antes paga a sus proveedores, al hacerlo en 11 días de media, y es la que antes lo hace de toda España. 26 días es el caso del ayuntamiento de Dos Hermanas.

Autónomos y pequeñas empresas, los mejores pagadores

La morosidad entre empresas privadas (B2B), de media, se establece en 71 días. Las empresas afincadas en la comunidad autónoma de Navarra son las que antes pagan a sus proveedores con 63 días de demora (cumpliendo prácticamente con los que establece la Ley de Morosidad para empresas privadas, 60 días). 64 días tardan en pagar las empresas País Vasco y 65 las de Asturias y Cantabria.

En el otro extremo, las empresas privadas de Extremadura son las que más tiempo medio de pago tienen con otras empresas, retrasando los pagos en una media de 79 días. Seguidas de las empresas ubicadas en Asturias, Canarias y Cataluña, que tardan una media de 76 días en pagar las facturas emitidas por otras empresas.

Si tenemos en cuenta el tamaño de la empresa podemos afirmar que son los autónomos sin trabajadores y aquellas pequeñas empresas (que tienen hasta 9 trabajadores o de 9 a 50 trabajadores) las que cumplen con un amplio margen con los plazos de pago que establece la Ley de Morosidad. Según va escalando el tamaño de empresa, va empeorando los periodos medios de pago, siendo nuevamente las empresas de más de 1.000 trabajadores, esas mismas que presumen en muchos casos de ser socialmente responsables, las que más tardan en pagar las facturas pendientes (114 días de media).

Los autónomos durante 2017 han pagado sus deudas con otros autónomos en una media de 40 días de plazo, cumpliendo ampliamente lo que dictamina la Ley de Morosidad (60 días). Las empresas de menos de 9 trabajadores pagan sus facturas en 46 días, conscientes del daño que produce la Morosidad en el resto de pequeñas empresas y autónomos. Las empresas de entre 9 y 50 trabajadores también pagan en tiempo y forma sus facturas con otras pequeñas empresas o autónomos, de media en 51 días. De 50 a 250 empleados tienen las empresas que de media tardan unos 66 días en pagar las facturas a otras empresas.

La Morosidad no tiene nada que ver con el tamaño de la administración, ni de la población, es cuestión de gestores, buenos y malos. Y aunque todas las administraciones han ido reduciendo sus periodos medios de pago con sus proveedores, el esfuerzo no ha sido igual en todas las regiones de España y aun muchos autónomos sufren día a día impagos que les dificultan el seguir trabajando. Es llamativo que la administración central esté por encima de los 60 días que marca la Directiva Europea (30 + 30). La buena senda de reducción de la morosidad que no hace tantos meses celebrábamos, se ha prácticamente parado. Para que los autónomos no sufran más deben recibir el pago a su trabajo en tiempo y forma”, afirma Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA. “Quien antes tardaba más que eran las administraciones regionales son los que más esfuerzo han hecho y más han reducido los periodos de pago y sin embargo, las que antes iban mejor, la central y las locales ahora han incrementado su demora y morosidad con los autónomos”.

Y a partir de aquí, los periodos medios de pago se disparan: las empresas de entre 250 y 1.000 trabajadores y las de más de 1.000, no satisfacen sus deudas con sus proveedores hasta los cuatro meses (110 días de media de espera y 114, respectivamente).

Todas han reducido en mayor o menor medida sus plazos de pago en lo que llevamos de año.